All for Joomla All for Webmasters

El CRAI preparó alimentos

A partir de una iniciativa que no hace más en realzar los valores que lo distinguen, el Club de Rugby Ateneo Inmaculada concretó este sábado un plausible aporte al Movimiento Los Sin Techo, consistente en la elaboración y entrega de 300 raciones alimentarias, que fueron distribuídas en uno de los comedores comunitarios que la agrupación posee en nuestra capital.

En diálogo con El Litoral, el ingeniero Esteban Gastaldi, integrante de la comisión directiva de la institución deportiva, describió la iniciativa.

* “El rugby, como complemento de la actividad de los verdaderos artífices que son los jugadores, está basado en el trabajo voluntario de un sinnúmero de colaboradores: entrenadores, árbitros, dirigentes y managers. Estos últimos son una pieza clave de lo que acontece durante la semana y los fines de semana en este deporte”.

* “Toda esta energía social y humana está inactiva por la pandemia. Sensibles a las consecuencias sociales negativas que esta trae consigo, la comisión directiva de CRAI decidió movilizar aquella energía en un evento solidario y no dudamos que el Movimiento los sin techo resultó el canal ideal para derivarla. José Luis Zalazar (además vinculado a nuestro deporte) y Gladys Gómez, ambos del Movimiento ayudaron a viabilizar la ayuda a los hermanos que hoy más lo necesitan. La Copa de leche del Barrio Barranquitas, vecino al predio del CRAI fue el lugar escogido para esta colaboración”.

* “La comisión directiva tomó la iniciativa de financiar esta ayuda con una colecta de recursos dentro de la misma; e invitar a toda la familia Gitana a que se sume a futuros eventos, donde se convocará a Managers de divisiones Juveniles e Infantiles del club para trabajar en la preparación de las raciones, que en esta primera primera instancia, fueron 300 de arroz con pollo”.

* “Queremos expresar nuestro agradecimiento a todos los Managers que han colaborado y nuestra satisfacción de aportar nuestro granito de arena a una obra magnífica, iniciada por el Padre Atilio Rosso, hombre sabio y bueno que dedicó su vida a la promoción humana con principal cuidado en los niños que son el futuro del país y el mundo”.

 

 

Desde el Movimiento

A su turno, Gladys Gómez, coordinadora de los comedores del Movimiento los sin techo, también habló sobre la experiencia vivenciada.

* “Hoy, cuando todos estamos todos atravesando las dificultades de la pandemia, vemos cada vez más necesidades, fundamentalmente en la gente más vulnerable. Hoy recibimos con enorme alegría el aporte tan importante de CRAI, que sin dudas es una gran ayuda para nosotros y, fundamentalmente para quienes tanto lo necesitan”

* “Día a día nos damos cuentas que el Movimiento crece, producto de las crecientes necesidades. Estamos abriendo merenderos en distintos puntos de la ciudad, para la copa de leche o para las comidas. Por ende, nos alegra inmensamente ser una especie de conexión entre actitudes tan solidarias como la de este club y los más humildes. Cada vez más nos convencemos que estamos para sumar, no para restar, como siempre nos decía el Padre Atilio”.

La ocasión resultó más que propicia para consultarla sobre las necesidades que afronta el Movimiento, para poder hacer frente a tantos requirimientos.

* “Actualmente, más allá de la comida, estamos muy necesitados de ropa de todo tipo: para niños, jóvenes y adultos; como así también frazadas y elementos de abrigo. Felizmente, tenemos mucha gente que colabora habitualmente con nosotros, de las más diversas formas; mientras que para aquellos que deseen hacerlo, saben que pueden dirigirse al Colegio Mayor Universitario, ubicado en San Jerónimo 3328. Todo es bienvenido”, concluyó.

 

 

“Un acto de amor, que nos hermana a todos por igual”

Seguramente muchos saben que José Luis Zalazar es un referente inequívoco del “Movimiento los sin techo”; mucho más allá de la función de Coordinador de Hábitat y Desarrollo Comunitario que cumple desde siempre, cuando a partir de 1987, el inolvidable Padre Atilio Rosso gestó esta admirable agrupación.

Pero también, es un cabal hombre de rugby, deporte que practicó desde niño; para posteriormente seguir vinculado en las funciones típicas de quien se precie de serlo: entrenador, dirigente o simple colaborador. Desde siempre, en su querido Club Universitario, en el cual también se formaron sus hijos.

Por ende, su visión es particularmente valiosa para calificar con precisión la iniciativa del Club de Rugby Ateneo Inmculada, que justamente lo tiene vinculado desde siempre, ya que integró el equipo de Cuarta División de Universitario que en 1976 se midió con el de CRAI, el día de la inauguración de la primera cancha en su predio actual.

* “Llovía como si fuera la última vez y terminamos empatados 3 a 3. Luego, el partido principal lo protagonizaron CRAI con Los Tordos de Mendoza, el que si mal no recuerdo también culminó igualado por el mismo marcador”, rememora con emoción.

* “En cuanto a este acto de hoy, es un reflejo de lo que un club de rugby pregona. Es mucho más que haber cocinado con sus propias manos una excelente comida para 350 personas. El hecho solidario se transforma en un acto de amor, que nos hermana a todos por igual. Como siempre decía el Padre Atilio: hasta un vaso de agua entregado con amor a un necesitado, tiene trascendencia a la eternidad”.

* “El ejemplo de CRAI debería ser imitado por todos aquellos que pueden hacerlo. En los comedores del Movimiento, estamos entregando 4.500 raciones diarias, en un momento de tantas dificultades. Lo de este sábado es un aporte muy importante desde lo material, pero que insisto que el valor más destacable parte desde la convicción demostrada por una institucion, cuyos integrantes seguramente creen que entre todos podemos intentar quebrar la barrera de la pobreza que tanto daño hace en nuestro país...”

 

MOVIMIENTO LOS SIN TECHO

San Jerónimo 3328

(3000) Santa Fe - Argentina

 

Estamos en